Los ancestrales tintes naturales tienen futuro a pesar de los sintéticos