Borrá de tu ojos las huellas del desvelo