Ir al contenido

15 agosto, 2010

2

El colágeno, la proteína de la juventud

El colágeno otorga firmeza a la piel y su pérdida conduce a la aparición de arrugas.

El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo. Es el componente estructural de todo tejido conectivo y se encarga de proporcionar fuerza a los huesos, cartílagos, tendones, piel, cabello y uñas.

 

El colágeno le da firmeza a la piel

Esta proteína se encuentra en la dermis (capa interna de la piel). Esta capa soporta a la epidermis (capa externa de la piel) con su red de colágeno y elastina, la que se encuentra embebida de una estructura gelatinosa. La dermis es la responsable de que nuestra piel se vea humectada, tersa, suave, brillante y juvenil; y específicamente las fibras de colágeno, al ser muy resistentes, le otorgan gran firmeza y elasticidad a la piel.

 

El colágeno se pierde todos los días

Se sabe que a pesar de tener una alimentación cien por ciento natural y hacer ejercicio a diario, perdemos colágeno todos los días. Incluso entre las edades de 20 a 30 años, la producción de colágeno disminuye dramáticamente y en el momento que una persona llegue a la edad de 60 años, la producción habrá disminuido más del 35%.

 

Colágeno y envejecimiento de la piel

Los efectos profundos del envejecimiento sobre la piel no se evidencian hasta el final de la quinta década de la vida; y la mayoría de estos cambios se producen en la dermis por la pérdida de colágeno y elastina.

 

Durante el envejecimiento se observa que las fibras de colágeno disminuyen, pierden su flexibilidad, se degradan y se desorganizan; y las fibras elásticas pierden elasticidad y aumentan su grosor. Debido a ello, el tejido conectivo pierde su capacidad de absorber humedad y la piel se vuelve seca, se forman surcos y hendiduras denominadas arrugas.

 

Las inyecciones faciales de colágeno se usan para tratar imperfecciones menores de la piel (lineas de expresión, patas de gallo) o incrementar el volumen de labios y mejillas.

 

Consejos para mantener la piel sana

Para retardar los signos del envejecimiento es necesario:

  • Tener una alimentación balanceada.
  • Consumir antioxidantes (vitamina C, E y betacaroteno). Estos ayudan a proteger el cuerpo del daño de la oxidación causada por los radicales libres (moléculas inestables de oxígeno).
  • Dejar de fumar.
  • Lavarse la cara diariamente y usar humecatantes.
  • Beber al menos 6 a 8 vasos de agua diario.
  • Mantenerse lejos del sol, especialmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • Usar bloqueador solar incluso aún en los días nublados.

Y se debe tener en cuenta que el uso de preparados cosméticos con colágeno no repone el colágeno que perdimos; sin embargo, se sigue usando por las propiedades hidratantes del colágeno.

 


Una buena hidratación y alimentación retarda los signos de envejecimiento.

Entradas relacionadas

2 Comentarios Publica un comentario
  1. avatar
    julian david
    feb 5 2012

    tengo problemas de acne que me clase de mascarillas me puedo hacer. me pueden ayudar gracias.

  2. avatar
    Giovana Faustino G.
    mar 28 2013

    me parece muy interesante la información de esta pagina web

¿Qué opinas?, deja tu comentario.

(required)
(required)

Nota: Se permite código HTML. Tu correo electrónico nunca será publicada.

Subscríbete para comentar