Paraguay: Dermatóloga pide regular utilización de camas solares

Advierten sobre un mayor riesgo de desarrollar cáncer.

 

La Prof. Dra. Lourdes Bolla, jefa de la cátedra de Dermatología del Hospital de Clínicas, señaló la necesidad de que se reglamente y controle el uso de las camas solares con fines cosméticos, a fin de evitar los riesgos que esto implica para la salud de las personas.

 

La profesional detalló que “el uso de las cabinas de radiación ultravioleta data del año 1974, cuando las mismas eran utilizadas para el tratamiento de psoriasis extensa o linfomas cutáneos, y se observó que los pacientes que eran sometidos a este tipo de tratamiento adquirían un bronceado sin la aparición de eritema en la piel”.

 

Comentó que esto hizo que, al poco tiempo, aparecieran los centros de bronceado con radiación ultravioleta (UVA) para personas sin afectación cutánea alguna, con un único interés cosmético. “De este tiempo a esta parte el uso de los centros de bronceado UVA no han parado de aumentar, a pesar de las recomendaciones de los médicos dermatólogos”, señaló.

 

La doctora añadió que diariamente millones de personas, tanto hombres como mujeres, recurren a estos salones de radiación con el fin de estar bronceado todo el año, pues esto se interpreta como un sinónimo de salud, bienestar, belleza y estatus social.

 

“El daño a la salud de la piel producido por rayos UV es acumulativo e irreversible, y como agresión radiante lo importante es la dosis total acumulada”, afirmó.

 

Penetración profunda

 

La dermatóloga subrayó que los rayos UVA penetran más profundamente en la piel, por lo que el daño tiene lugar sobre todo en la dermis. “Además del cáncer de piel, envejecimiento prematuro, cataratas oculares son frecuentes los efectos agudos como ser la sequedad, el prurito, quemaduras corneales y con menos frecuencia las náuseas”, acotó.

 

“La mayoría de las reacciones fototóxicas se activan en la banda UVA, es por eso que muchas medicaciones que se toman habitualmente pueden presentar reacciones adversas cuando son ingeridas durante la exposición”, subrayó.

 

Remarcó además que esta radiación puede exacerbar enfermedades fotosensibles como el lupus eritematoso sistémico, la erupción polimorfa lumínica, porfiria y rosácea.

 

Según indica la profesional en los puntos expuestos por el Comité Científico en Productos de Consumo Europeo (SCCP), los cuales señalan las evidencias científicas del riesgo de melanoma, los errores de concepto acerca del tipo de radiación emitida por las camas solares, y la falta de una dosis límite para evitar los efectos adversos.

 

“Las camas de bronceado con fines cosméticos no pueden recomendarse y adquieren mayor peligrosidad pues las mismas generalmente están dirigidas por personas sin la formación adecuada y escapan al control de las instituciones de Salud Pública”, acotó la doctora.

 

Expresó finalmente que, ante esta situación, se hace necesaria la regulación de estos centros por parte del Ministerio de Salud Pública a través de leyes que reglamenten y controlen el uso de los mismos por la población, a fin de evitar riesgos innecesarios que pongan en peligro la salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *